Reserva telefónica: 0034 - 938 102 556



Turismo en Roses

image map

Roses, el centro turístico del ALT EMPORDA

Roses (en castellano,  Rosas) es sin duda el punto neurálgico del turismo del norte de Costa Brava. Su ubicación privilegiada en el golfo homónimo y a los pies del Parque Natural del Cap de Creus, junto con su larga tradición turística y unas buenas infraestructuras (amplia oferta nocturna y de ocio, un puerto para yates, etc.), ofrecen al visitante de Roses muchas opciones para disfrutar de unas buenas y variadas vacaciones. El turismo de los últimos años ha provocado un significativo aumento de la población de Roses, que está ahora en torno a los 18.000 habitantes.

Roses: Vacaciones de aventura, ocio o descanso

A pesar de que Roses vive por y para el turismo, la población permite tanto disfrutar del descanso y de la naturaleza como de la aventura, el ocio y la fiesta nocturna. Si se busca tranquilidad, es recomendable desplazarse al norte, en dirección al Cap de Creus, donde es posible bañarse y relajarse en sus solitarias calas, hacer caminatas por el Parque Natural o navegar disfrutando del impresionante entorno natural. Si, por el contrario, se desea disfrutar de la vida nocturna y el ocio, Roses es también una buena elección, pues la población acoge numerosas actividades, eventos culturales, conciertos, restaurantes de diferentes precios, bares y discotecas. Asimismo, la cercanía de Roses con el puerto deportivo de  Empuriabrava, donde proliferan las macrodiscotecas, completa la rica oferta para los noctámbulos. Por si fuera poco, el nuevo puerto de yates permite practicar numerosos deportes acuáticos y, por supuesto, también incluye las obligatorias modalidades que combinan la diversión y el deporte como el Bananaboat y el esquí acuático.

Y no faltan las playas recónditas en Roses

Al norte de Roses, en el límite del Parque Natural del Cap de Creus, hallamos playas poco frecuentadas y recónditas como las calas naturales de Cala MurtraCala Rostella o Cala Pelosa; además, en la cercana Cala Jòncols los submarinistas pueden gozar de su deporte favorito con toda la tranquilidad del mundo. De camino a dicha cala, en la Cala Montjoi, hallamos el afamado restaurante del cocinero estrella de fama internacional  Ferrán Adrià. Todas estas pequeñas calas se encuentran al norte de Roses. Si bien en los primeros kilómetros el paisaje presenta unas pocas edificaciones, más adelante las playas se aparecen absolutamente vírgenes ante al visitante. En cambio, al sur de Roses las playas tienen gran amplitud  y longitud y están totalmente urbanizadas.

Roses: ubicada en medio de un Parque Natural

Roses está rodeada tanto por el norte como por el sur por un Parque Natural.  La práctica totalidad de la superficie del Cap de Creus recibió dicha distinción en 1998. Con el tiempo, su superficie se ha ido ampliando para integrar zonas originalmente edificadas. Pasear por uno de los muchos senderos que bordean los acantilados y las calas es sin duda una experiencia inolvidable.
La otra gran Reserva Natural protegida se encuentra al sur de Roses: los humedales o Aiguamolls de l’Empordà. Esta zona permite pasear, ir en bicicleta o a lomos de un caballo mientras se disfruta de un marco natural bello y apacible. Los humedales albergan una abundante flora y fauna, sobre todo de aves acuáticas. Afortunadamente, los planes de urbanización originales que debían erigirse en esta zona e incluían un complejo de canales navegables similares a los existentes en Empuriabrava, han sido finalmente desestimados.

Patrimonio histórico de Roses

A pesar de que el turismo de playa es el rasgo que confiere su personalidad a la población, aquí también hallamos testigos del convulso pasado de Roses. Éstos incluyen restos megalíticos de tiempos prehistóricos situados sobre estratégicos enclaves militares,  el castro medieval y la fortaleza del  Castell de la Trinitat del siglo XVI y el más famoso monumento histórico de Roses, la Ciutadella. Actualmente, la ciudadela o Ciutadella, en cuyo interior se hallan vestigios de diferentes culturas y épocas así como un interesante museo histórico, atrae cada año a numerosos visitantes.