Reserva telefónica: 0034 - 938 102 556



Playas Miami Platja

Miami Platja lleva por buena razón el término catalán de playa en su nombre. Son las playas con las que se hace publicidad turística de Miami Platja, por ser realmente atractivas y no muy concurridas. Sobre todo la amplitud de la Playa de Cristal (vea: Playa de Cristal) y la Playa de L’Estany Salat (vea: Playa de L'Estany Salat) es impresionante. Algunos sectores de las playas alcanzan una anchura de 80 m. o más, impidiendo así que nadie se sienta apresado incluso en temporada alta.

Espacios para actividades deportivas en Miami Platja siempre están garantizados, y a lo largo de las playas principales se encuentran varias redes de voleibal y porterías de fútbol.

A diferencia de la mayoría de las demás playas de la Costa Dorada, la arena en Miami Platja no es tan menuda, y en algunas partes pedregosa. Sobre todo en la orilla de las playas se observan superficies cubiertos de piedritas redondas. Sin embargo, éstas no molestan en absoluto y se pueden atravesar descalzo.

Otro punto atípico para la Costa Dorada es la profundidad de los aguas en las orillas de Miami Platja. Es fácil sumergirse totalmente a pocos pasos de donde empieza el agua. Desde luego, es una ventaja para nadadores. 

A lo largo del litoral de Miami Platja hay nueve calas (vea: Playas Miami Platja), que se pueden alcanzar desde arriba del pueblo bajando escaleritas. Quienquiera también puede llegar hasta las playas entre los acantilados desde el mar, o mejor dicho, atravesando las rocas que separan las calas.

Casi todas las playas de Miami Platja están al pie de riscos y acantilados cubiertos densamente de arboles y plantas, de manera que los bañistas se sienten aislados del resto del pueblo. Gracias a ello, las playas resultan ser aún más tranquilas y agradables.